Entradas

Mostrando entradas de junio, 2017

Restaurante Sant Antoni Gloriós // Barcelona

Imagen
Sant Antoni GloriósManso, 42. Barcelona
T: 93.424.06.28
(no aceptan reservas)
Precio medio (sin vino): 20 €



¿La cocina del abuelo? ¡La del nieto!



En la espalda de la chaquetilla, Francesc Gimeno Manduley, alias 'Mandu', lleva escrito el número 13: «Mis cosas». Las cosas de Mandu, un cocinero distinto, para bien y para mal. Abrió Bohèmic cuando Sant Antoni aún era un barrio ensimismado y lo cerró cuando había sido arrasado por el 'hipsterismo'. Quiso marchar a Tailandia, tuvo un hijo, los trabajos en los 'resorts' le parecieron tediosos y, al fin, intentando reconstruirse en Barcelona, echó una mano a Joan Carles Ninou con El Xampanyet.

Y con Joan Carles como socio, y las legendarias anchoas como enseña, adora, en el mismo espacio en el que estuvo Bohèmic, a Sant Antoni Gloriós, bodega con mesas altas y taburetes (¡hay que pillar los que llevan respaldo!). Mandu promete buen precio y buen producto en busca de la clientela masiva que se le resistió. Y doy fe de que lo …

Qué mala es la ilusión // Una cena frustrante con 3 'cracks' japoneses

Imagen

El método Annita para ordenar // #CuentoTallaS

Apocalipsis. Annita opinaba que ningún libro, y mucho menos una película, podía cambiar una vida. Había escuchado el comentario algunas veces, más por parte de los autores, pretenciosos y pretendidamente trascendentes, que de los lectores. No concebía que unas páginas pudieran alterar un comportamiento hasta volverlo del revés. ¿Cómo? ¿Cuál era la magia de las palabras? ¿Qué mensajes contenían y de qué manera penetraban en el interior de las personas y hacían cosquillas al cerebro y electrificaban las venas? No, se decía Annita, ningún libro puede ser tan influyente, ni siquiera la Biblia, y eso que explica el principio y el fin, la creación y el apocalipsis. Y creyó –rocosa, inamovible– en la futilidad de la escritura hasta el día en que compró el libro de aquella mujer.

Arista. Paseaba por una librería en busca de un bestseller con el que apuntalar las vacaciones y se fijó en una mesa en la sección de novedades atarugada por decenas de libros de un solo título. Ejemplares colocados d…

Restaurante Lluerna // Santa Coloma de Gramenet

Imagen
Lluerna
Avenida Pallaresa, 104
Santa Coloma de Gramenet
T: 93.391.08.20
Precio medio (sin vino): 50 €
Menús: 39.50, 52, 57 y 75 €



Santa Coloma ya tiene ópera




Hace dos años, Víctor Quintillà y Mar Gómez hablaban con entusiamo del traslado de Lluerna, pero el mundo de las transacciones inmobiliarias es más denso que el fondo de una freidora y solo a finales de este mayo han podido sacarse la espina. La tentación -para acceder a un mayor número de clientes- era mudarse a Barcelona, donde penaron la aventura de Bitxarracu, con líos con el exsocio. Pero la vocación es seguir sirviendo a Santa Coloma. Combativos e irreductibles, creen que el proyecto -con ayuda de otros activos como el Campus de l'Alimentació de Torribera y la Biblioteca del Fondo- colabora a que la ciudad se perciba de un modo amable y eficaz.

Junto a Lluerna nadará Verat, bar con 'punch' gastro, mirada azul y precio amigo que abrirá en otoño. ¿El nuevo entorno, los 430 metros cuadrados de Lluerna/Verat, han modificado…

La comida del suicida // #CuentoTallaS

Pizza. A primera hora de la mañana, antes de que abriera el museo, la directora vio sobre una mesa en la salita de seguridad, que compartían el guardia de noche y el de día, un cuarto de pizza sobre una caja de cartón. Lo primero que pensó la directora era que el guardia nocturno se comportaba como un guarro al dejar los restos de la cena al cambiar el turno. O que el diurno desayunaba fuerte: intentaría evitar cruzarse con él durante la digestión.
Decadencia. Con una segunda mirada, más reposada, apreció la estética del conjunto: la caja manchada de grasa en la parte superior, figuras geométricas que daban otro color a la superficie, y las letras pop con el nombre y el logo del establecimiento en verde y azul. El triángulo de pepperoni era hermoso en su decadencia roja. Fría y contraída, la porción rezumaba queso pringoso por los lados. El contraste de los círculos rojos con el blanco prieto de la mozzarella era agradable a la vista. Pensó un título para el bodegón: La comida del suic…

El chef Artur Martínez denuncia con humor a TripAdvisor // Pide a la web que lo expulse

Imagen
[Artículo publicado en la web El Periódico el 8 de junio y en papel, el 9] 






Artur Martínez tiene un restaurante diminuto con una estrella Michelin, Capritx, en Terrassa, y un enorme sentido de la sátira, y de la cocina. El cocinero no juega con la comida, pero sí con la judicatura de la restauración: la web TripAdvisor.


Hace un par de semanas tuvo una ocurrencia con meollo: colgar un falso comentario sobre su restaurante fabricado con un humor absurdo, al estilo de las recomendaciones que El Mundo Today escribe para 'On Barcelona'.


La pieza, titulada 'Cósmico, galáctico y más allá', la firmaba un tal Alainducassec, que alababa al guapo 'maître' (“al final nos puso un mojito seco maridado con la última de Shakira”), recomendaba de la carta de vinos con 3.951 referencias “un Mateus Rosé del 81 y un Lambrusco Tinto de Túnez”, se quejaba de quedar con hambre tras “43 platos” y elogiaba con desmesura el postre de pulpo al perejil.

Concluía: “Nos encantó el estilo del ch…

El político del futuro // #CuentoTallaS

Pajita. Desde muy niño iba a la contra. Primero fue una defensa; después, un hábito; más tarde, una convicción; al final, una manera de estar en el mundo y lucrarse. Cuando comenzó a dar los primeros pasos, la madre lo cogía de la mano derecha y él se movía a su alrededor torpemente, sujetándose en las piernas de ella, hasta la izquierda. Le daban una cuchara para comer la sopa y él la cambiaba por el tenedor, exasperando a la familia por la lentitud y complejidad del acto. Agotado por la operación, buscaba una pajita para demostrar la negativa absoluta a la opción original.

Chorizo. Sus padres nunca supieron por qué pudiendo elegir la cara siempre prefería la cruz. En la familia no había antecedentes de opositores estables ni la madre sufrió ningún percance durante el embarazo. Solo recordaba una crisis pasajera al quinto mes de preñez: ante una tarta de nata como fin de fiesta de una comida pantagruélica, prefirió un bocadillo con chorizo, lo que provocó comentarios perplejos y preoc…

El 'tartar' de Joan Roca y el viejo/nuevo helado de mostaza // Gurmetizados

Imagen
El 'steak tartar' salió de los comedores ceremoniosos y a ellos ha vuelto, en esa nueva/vieja ritualización de las salas en las que los camareros deslumbran con su oficio. Entre tanto se ha 'pandemizado' y no hay restaurante de medio pelo y flequillo que no lo ofrezca.

Tres de los (buenos) últimos 'tartars' que he comido (La Terraza del Claris, Els Garrofers, en Alella, y La Cava, en Tàrrega) estaban coronados por un helado de mostaza, innovación ya antigua en la que se ha diluido el nombre del autor: Joan Roca.

Data de 1999 y lo servían con líneas de especias para "separar los elementos de aliño de un tartar", en palabras de Joan. Alerto por si algún cocinero sin memoria lo presenta como rompedora novedad.




Viva el embutido (vegetal) // #CuentoTallaS

Embutido. Los de márketing creían –de una forma rotunda e inapelable– que su departamento era el más importante de la compañía de alimentos. Se sentían superiores incluso a los de I+D, encargados de crear los nuevos productos y que a ojos del resto de empleados eran el legítimo corazón de la empresa. Los de márketing sostenían que sin su talento los embutidos o los platos preparados jamás saldrían de las neveras de las tiendas y que eran sus ideas de packaging, diseño o rotulación las que enganchaban o imantaban a los clientes.
Bosta. En su defensa argumentaban que aquella vez que los ingenieros pusieron sobre la mesa una hamburguesa vegetal con aspecto de bosta de vaca se las apañaron con frasecillas ingeniosas para que el comprador no se diera cuenta del buñuelo que estaba adquiriendo. Al disimulo contribuía un dibujo en representación del contenido que ocultaba parcialmente el interior (si hubieran puesto una foto podrían haberlos denunciado por publicidad engañosa). Solo al abrir e…

Restaurante Fulano Mengano // Barcelona

Imagen
Fulano Mengano
Muntaner, 325 Barcelona
T: 93.023.50.79
Menú mediodía: 12,50 €
Precio medio (sin vino): 20 €


Cocineros sin fama pero con honra


Fulano Mengano, Martin Vila y Xavier Arroyo, han añadido un subtítulo al nombre del restaurante: 'Cuiners de Barcelona'. Les propongo ahondar en esa idea, en (re)pensar la cocina de la ciudad: la pasada, la presente, la futura. El canon de los platos barceloneses es corto y contundente: canelones (adaptados), bacalao a la 'llauna', zarzuela, 'llom amb mongetes', arroz con pichón, arroz Parellada...


De la cocina de fonda del siglo XIX a los bistronómics del XXI, ¿existen las particularidades, las recetas que identifiquen? Lo primero sería preguntar a cocineros autóctonos si creen que, en estos momentos, sigue habiendo preparaciones endémicas -y es difícil en una capital contagiada por cocinas y productos foráneos- y si en su catálogo hay/hubo alguna propuesta genuinamente local.


Me atrae lo de 'cuiners de Barcelona' y la p…