Entradas

Mostrando entradas de 2017

Sé el rey de tu isla // #CuentoTallaS

Megarrico. El sueño de un millonario es ser el propietario de una isla. Poseer un avión, coches de colección, un ático en Manhattan, una villa en Cannes, una casa en Londres es posible porque aviones, coches, áticos, villas y casas hay miles y miles. Pero ¿cuántas islas salen a la venta y cuántas de las disponibles están al alcance de un millonario, alguien que es rico pero no superrico, megarrico, ultrarrico? Adam quiere una isla para ser soberano: es lo que más ha deseado desde la infancia. Le parece más sencillo conseguir una isla que un país, le parece más fácil reinar en una isla que en una nación, prefiere ser el señor de una isla que pagar una revolución en una república pobre y apartada para que derroquen al Gobierno y lo declaren a él, a un extranjero sin vínculo con el territorio, el monarca legítimo.

Chatarrería. Cuando una mañana en el despacho-pecera de la City, una de las últimas plantas de un rascacielos de cristal decorado por las gaviotas del Támesis y sus deposiciones…

Restaurante Plata Bistró // Barcelona

Imagen
Plata Bistró
Sepúlveda, 23. Barcelona
T: 93.516.91.30
Precio medio (sin vino): 30-35 €
Menú de mediodía: 12,50 €



Que no se aburra nadie



El lema de Plata Bistró podría ser: «Que no se aburra nadie». El primero que evita el hastío es el cocinero Víctor García, dueño de este restaurante de Sant Antoni en el que se han fijado los árbitros gastro de la ciudad. Entro con esperanza y arrugo la nariz por el olor a frito. ¿Problemas de extracción? Seguro que lo solucionarán de inmediato. No es un antro oleoso, sino una agradable casa de comidas con platos con calado.

El juego de los hermanos García, con Mario en la sala, es la carta móvil, que proyectan en la pared, un recurso eficaz y llamativo al que llegaron por casualidad. Cuelgan un cuadro de Bigas Luna; otro del artista Alejandro Monge (atención: junto a la cocina; préstamo del padre, director de museo y comisario de exposiciones). Un calamar gigante grafiteado flota en una pared.

Como bien y de nuevo me llevo un chasco con el precio: se supone …

Los brillantes no mejoran el jamón // Gurmetizados

Imagen
Por Navidad, el Planeta Gastro choca con lo absurdo y aquellos ingredientes que por naturaleza son caros, suman ceros gracias a desconcertantes alianzas.

El oro de 24 quilates, ¿qué aporta al champán Golden Heart? ¿Hay que observar una guirnalda brillante a la hora de evacuar en el lavabo?

¿Qué hay que hacer con el diamante engarzado al cava Magnum Berdié Brillant? ¿Guardar el recipiente vacío o romperlo para ganar la joya? ¿Puede la velada acabar a botellazos para ver quién se lo queda?

¿Y el jamón Joselito, que compro desde hace 20 años?

Asociado con Swarovski, han cubierto la pata con una malla de cristalitos que la encarece, pero que, paradójicamente, no le da más brillo.



Restaurante L'Artesana // Barcelona

Imagen
L'Artesana
Sant Joan de Malta, 150. Barcelona
T: 93.002.20.39
Precio medio (sin vino): 20 €
Menú de mediodía: 12,50 €




Algo bueno se incuba en Poblenou


Intención ya desde el nombre: L'Artesana de Poblenou, en recuerdo de la cooperativa fundada en 1876 y desaparecida en 1994. Este restaurante la reivindica con el logo, la colaboración (tres socios: Pau Pons, Héctor Barbero y Romina Reyes) y los precios populares, con un menú de 12,50 y una media de carta de 20 euros (sin bebida). Los bolsillos de los ciudadanos son ya tan estrechos que muchos dirán que asequible es una hamburguesa a 1 euro y yo responderé que la naturaleza de lo que emplatan aquí equipara aquella birriosa carne de 'fast food' al carbón.

Con aire de bar de desayunos, nada predispone a pensar en la pequeña grandeza del interior de este espacio doble -con la cocina en medio tras una gran ventana-, pero me atrevo porque me fío de las facultades de Pau (ex-Gresca) y de Héctor (ex-Monvínic), lo que me lleva a dejar e…

Restaurante AQ // Tarragona

Imagen
AQ
Les Coques, 7. Tarragona
T: 977.215.954
Precio medio (sin vino): 30-35 €


Cocinar con cabeza y sin tabiques


La reforma del restaurante AQ sirvió a A -Ana Ruiz- y a Q -Quintín Quinsac- para abrir las mentes. No es que en el 2004, cuando se dieron a conocer junto a la catedral de Tarragona, las tuvieran tabicadas, sino que septiembre del 2016 no quedaba pared alguna, ni en la mente ni en la sala. Cocina y comedor ocupaban el mismo espacio y Ana, la tímida y menuda A, actuaba ante el público. Desde cada una de las sillas se la podía ver cocinar y dirigir al equipo y conversar con los clientes de la barra.

A y Q satisfacían también un deseo como clientes, pues ellos eran unos apasionados usuarios de las cocinas de otros. Decía Q: «Como clientes estamos cansados de los formatos cerrados. Disfrutamos con la cocina directa, con el pim-pam». Pim-pam, y pum.

La reforma significaba algo más: suprimir la carta y la esclavitud de los platos fijos. Ni siquiera el ensalzado 'coulant' de pulpo co…

La elegancia de las verduras // Il Giardinetto

Imagen
Karin Leiz conserva el tallo -hablamos de vegetales en este espacio- que la hizo célebre. Modelo con clorofila, la retrató Leopoldo Pomés, el padre de sus hijos, hasta convertirla en luminoso icono del Flash Flash. El encuentro para aliñar el libro '1460 recetas para disfrutar las verduras todo el año' (título largo como un puerro) es enfrente, en Il Giardinetto, que dirige su hijo Poldo, cineasta. La acompaña también la hija, Juliet, autora de las refinadas ilustraciones del volumen. Los Pomés Leiz son elegantes hasta para comer 'calçots'.

'Verduras con todo' podría ser el lema del libro. Se anticipó a la modernidad que nos verdea y que no consiste en ser vegetariano ni vegano, sino en que el corazón de un plato tenga raíz.

41 recetas, por ejemplo, con alcachofas, que en Il Giardinetto comemos fritas. De nuevo regresan a la mesa con los 'penne piccole' al estilo Capri, con mozzarella y ese toque de guindilla que facilita sudar de un modo educado.

Kariz se…

Cuchillos de paz // Gurmetizados

Imagen
Cuando me preguntan cuál es mi instrumento preferido para cocinar nombro el cuchillo -con permiso de la cuchara de madera-.

Hay un culto en torno al instrumento filoso. Quien no tenga el cebollero, el pelador y el 'santoku' será un luchador manco.

Librooks dedica un gran libro -qué bien editan- a esas armas de paz con hechuras de guerra titulado, claro, 'Cuchillos', escrito por Tim Hayward, con fotos de Chris Terry y un manga en las páginas centrales.

Pincha (un poco) en la mirada, en algún momento, muy 'british'.

Lo mejor es el catálogo -con piezas históricas-: heterodoxo, exquisito y afilado. No te cortes y cómpralo.





El gen benefactor // #CuentoTallaS

Espectro. Andrea había nacido para ayudar. Al menos, ella pensaba eso: que en su ADN existía el gen benefactor –entre admiraciones azules y círculos rojos: así lo imaginaba–. En su opinión, lo que agrietaba el mundo era la falta de solidaridad y ella combatía el déficit general con la disponibilidad permanente. No siempre fue así: hasta la adolescencia había sido como la mayoría de los niños, una dictadora con dos leyes: yo y mío. Los padres y los maestros, poseídos por el espectro de lo correcto, intentaron hipnotizarla con el verbo compartir, si bien la sugestión desaparecía cuando otro niño o niña le disputaba sus pertenencias, o ella ambicionaba las de los demás. Al crecer y desarrollarse, el dormido gen benefactor se despertó –según su análisis– y se movió con un golpe seco y violento, chocando con los demás genes como la bola blanca dispersa las otras sobre el tapete verde.

Virginal. Pensó en convertirse en solidaria profesional –en empleada de una ONG, por ejemplo–, algo que des…

Restaurante Tonkotsu // Barcelona.

Imagen
#Restaurante Tonkotsu, #Barcelona.
Pequeño, estética industrial, mesas comunitarias, bancos sin respaldo: la comodidad no es 'cool'. Especializados en #ramen.

Muy buen caldo con miso blanco, jengibre y cebolleta. Cucharón de madera estético pero poco útil.
Fritura perfecta de las alitas de pollo: a casi dos euros la unidad. Co—co—co.






Restaurante Rilke // Barcelona

Imagen
[Rafa Peña y Jaime Tejedor ya no están vinculados al restaurante Rilke]


Rilke
Mallorca, 275 Barcelona
T: 93.764.89.52
Precio medio (sin vino): 45-50 €






La vieja Europa o cómo sentirse austrohúngaro


El poeta Rainer Maria Rilke (1875-1926) da nombre a este principal de la calle de Mallorca que en el pasado fue el restaurante Beltxenea. Pregunto sobre el nombre a Enric Rebordosa, del Grup Confiteria,que con el Grupo Kafka han reformado esta maravilla con sutileza. Lo viejo es nuevo sin estridencias. La respuesta está en la claraboya de la coctelería y en la fuente de la terraza: dirías que fueron construidas hace cien años, si bien solo tienen cinco minutos.

Responde Enric: «El nombre del poeta Rilke es sinónimo de un mundo delicado y que dice algo de este oasis de silencio -del jardín- en medio de la ciudad». Kafka es contemporáneo de Rilke, al que no se le conoce ninguna afición por los confites. Enric: investiguemos la pastelería checa.

Llego a este espacio -excepcional en la Barcelona del pla…

Se creían los mejores, se creían los peores // #CuentoTallaS

Jeringuilla. Se conocieron durante los años incandescentes del instituto. Aunque procedían de distintos barrios, coincidían en la clase social y en el disgusto. La estética punk los atravesó como imperdibles. Eran los raritos, eran los extraños, eran los marginados, eran los señores de aquel rincón del patio a la sombra de un platanero. Se creían los mejores, se creían los peores. Entre ellos y los demás había una frontera con dos fosos: el del miedo y el del desprecio. Los habían unido las chaquetas rotas de comando, las botas militares, los peinados de cresta y la música que sonaba como un nido de comadrejas matándose entre sí. Pero fueron las drogas las que los hermanaron. Brothers de jeringuilla.

Platanero. A la sombra parcheada del platanero se constituyeron como grupo musical porque les parecía que para alzar la voz –para tener una voz– era necesario un micrófono. Tres chicos y dos chicas: Los Perros y las Perras, se llamaron. Fue el estado de ánimo de cada uno el que decidió el …

Restaurante Sacha // Madrid

Imagen
Qué decir de #Sacha, en #Madrid: placer por todos los poros.
Pienso en la falsa lasaña de erizo, en la ostra en escabeche y en las mollejas y aúllo de gusto como un hombre lobo en la peluquería.