Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

El restaurante: Kao Dim Sum

Imagen
Kao Dim Sum Bisbe Sivilla, 48. Barcelona. T: 93.211.87.91. Precio (sin vino): 20-25 €.


Dim Sum KO



En los pronósticos gastro para 2014 se anunció un bombardeo de dim sum, esos bocados con nombres distintos según el país asiático.
Gyoza, momo, siomay, mandu, paquetitos con sorpresa, minucias que contienen mundos para comer con una mano. Sería el almuerzo ideal de un astronauta si la gravedad no impusiera su ley, o su ausencia.
Madrid se ha avanzado con Tse Yang Dim Sum Club y Nakeima y Barcelona se apunta al lanzamiento con Kao Dim Sum, aunque ya disparaban piezas de primera en Dos Palillos, By y Pakta, sin olvidar los de Shanghai, inspiradores de este vecino bar que acaba de hervir la familia Kao.
¿Por qué del éxito mundial del tapabocas con el que desayunan millones de chinos y que llega a Barcelona con un retraso milenario? Por el placer de comer lo oculto y mórbido, algo que no sabes qué es exactamente y que se deshace en la boca.
El de los Kao no es el primero de la ciudad (Dim Sum House, Ku…

Filántropo rico, filántropo pobre

Imagen
SUFRIMIENTO. El sufrimiento verdadero llega antes del bando de los amigos que del de los enemigos.


TÚNEL. El túnel del tiempo existe. Cada día, al despertar, concluye el viaje.


FILÁNTROPO. Un filántropo me ha invitado a comer. Es un filántropo del segmento rico. Los meritorios son los filántropos pobres, aquellos que no tienen pero que dan. Este es millonario y su fortuna proviene de una herencia. “Yo no soy un auténtico mecenas”, me cuenta, “solo conozco a uno, a uno de verdad”. Explica la vida de un hombre sin descendencia, que acumuló dinero y que destina todos-todos sus ingresos a los demás. Un solo benefactor entre las filas de los cresos, entre cientos de potentados. Un solo rico pobre.


SUFRIMIENTO (Y 2). “Mi gimnasia es el sufrimiento”, filosofa un amigo enflaquecido por tres pérdidas. Una separación, una muerte, un robo.


FIEBRE. La calentura empapa el pijama, el cuello es un húmedo dogal. El cojín está impregnado de los olores de nuestra cabeza, como si nos hubiésemos acostado con…

Le falta un tornillo

Imagen
Una mujer será indemnizada por Carrefour, según los jueces, al haber encontrado un tornillo en la masa de una pizza, sin que ese adminículo formase parte de la lista de ingredientes.
Buscar en internet otros aditamentos extraños en la comida es hurgar en el cubo de la basura. Esas imágenes son las cicatrices de la civilización: un cuchillo metido  en un bocata de una cadena de fast food (es lo que se llama un aliño afilado) o un roedor en una lata de refresco para burbujas con dientes. Puede que esas asquerosas recopilaciones sean falsedades de bromistas con tiempo o una denuncia de las oscuras tripas de la industria.
Lo más raro que he mordido ha sido una patata frita con el perfil de Elvis. Y he visto faltas de ortografía en la sopa de letras.
Cualquiera que halle un extra indeseado pensará con razón que corre peligro, aunque las mayores amenazas están entre los componentes legalmente admitidos.
Un tornillo en una pizza es alarmante, si bien deberíamos pensar en cómo nos afecta la ferret…

Albert Ventura 'pinta' los platos de El Cercle

Imagen
[Artículo publicado el jueves 23 de mayo en El Periódico de Catalunya]

Los clientes regresarán a los salones de El Cercle por la calidad de los platos de Albert Ventura, el dueño del bistronómic Coure, pero entrarán para admirar la finura del trabajo del arquitecto Alfredo Arribas, que ha convertido las salas oscuras en espacios acogedores donde sentirse, de nuevo, un señor de Barcelona.
La recuperación del distinguido entorno para uso gastro se debe a otro caballero, Julià Cribero, dueño de La Clara, comedor bajo una bóveda catalana, que prendado de la antigüedad y la belleza consiguió la concesión de la primera planta del Reial Cercle Artístic «durante 25 años».
«Ilusionado y cansado», suspira Cribero. «Estoy molido pero me levanto cada día con ilusión renovada», suelta Ventura. Abrir un negocio nuevo es sufrir, pero hacerlo en un lugar que se intuye icónico es como estar dentro de una piñata. Ambos hablan «de un Ferrari». El Ferrari es El Cercle, su cocina con la última tecnología, lo…

Revolución Buti

Imagen
[Este restaurante se ha trasladado a Badalona]


Butifarring  Call, 26. Barcelona. T: 93.412.03.14. Precio: 8 €.



Revolución Buti




El pan de BonBlat, de Francesc Altarriba, ya vale una recomendación. “Es el 60% del bocata”, dice Albert Gómez, cocinero y socio de Butifarring. “Un mix de coca, chapata y pan de cristal”. Es un hallazgo, crujiente y mullido: eso tan difícil de encontrar, acostumbrado a barras que podrían portar los antidisturbios en el cinturón.
He escrito otras veces sobre fast good, intentando buscar la excelencia en lo expeditivo (Sagàs, Fastvínic, The Dog is Hot, Bacoa, La Burg, Your Burg, La Guingueta), olisqueando lo que viene como un chucho, interesándome por nuevas formas de estar en la calle.

Se avecina el bocadillo sobre ruedas, pese a que colocar una furgoneta en la calle es más difícil que cambiar una rueda sin gato: Mr Frank and The Butis ruedan con veteranía, Paco Pérez tiene a punto La Carlotta y Caravan Made arrastra fans.
Me interesa de Butifarring varias cosas: que un…

Música para el afeitado

Imagen
Orlando Lumbreras me pidió para el programa Placeres mundanos (Radio 3) algunas de las canciones de mi vida para ilustrar ¡sonoramente! una conversación sobre el oficio de escribir sobre gastronomía, el libro Hecho en casa y la cocina doméstica (pero arreglá).

Se emitió el pasado domingo y el mérito es de Orlando y The Specials. ¿Cómo podía fallar con músicos tan espectaculares como los de la lista?


Message to you Rudy (The Specials) For those about to rock / we salute you (AC/DC) Soy un accidente (El Último de la Fila) Bette Davis eyes (Kim Carnes) Someday you’ll be sorry (Louis Armstrong) Rock the Casbah (The Clash) What you’r proposin (Status Quo) Passos importants (Oques Grasses) Two of us (Supertramp)


Por si necesitas música para el afeitado, pinchar (y cortar) aquí.



http://www.rtve.es/alacarta/audios/placeres-mundanos/placeres-mundanos-pau-arenos-cronista-tecnoemocional-18-05-14/2567383/










Bañado en kétchup

Imagen
En aquella localidad, todos los restaurantes y bares estaban especializados. Con el inconveniente de que la oferta era la misma. Gintónics, burgersy vermuts. Y sus camaradas de carta y cortedad: tartar, burrata, bravas, croquetas, comidas en pequeña ración que no alcanzaban la categoría de plato completo.

O eso que llamabankobecon una frivolidad que rayaba el abuso, aunque la carne nunca hubiera salido del puerto japonés del mismo nombre, puesto que procedía de cabañas de vacuno de raza wagyuen el exilio.

Algún propietario atrevido rompía el protocolo e incorporaba una variación revolucionaria, que los demás apresuraban a copiar para complacer a unos clientes que a los pocos días se hastiaban de las abusivas repeticiones.

Sucedió con el vodkatónic, alternativa al gintónic, que tampoco se libraba de ser emparejado con la botánica. Los llamados bartendersactuaban con tijeras de podar y otros instrumentos filosos para recortar los arbustos que coronaban las copas.

Nadie recordaba cuándo come…

El restaurante: Taverna Hofmann

Imagen
Taverna Hofmann Girona, 145. Barcelona. T: 93.624.17.62. Precio (sin vino): 25-30 €.




Mey es la abuela


¿Dónde están los arqueólogos del paladar, los paleogastrónomos, para diferenciar qué se come en una bodega, en una fonda y en una taberna? Pero no en el siglo XX, sino en el XXI cuando en las fondas ya no hay hospedaje y solo queda el señuelo del cartel.
Las palabras han dejado de tener sentido en favor de los sentimientos. Los tres términos quieren dibujar en la mente del comensal la misma idea, en la que se mezclan la cazuela, la abuela, el pasado y ese tapeo sin tiempo acabado de urdir pero que parece que siempre nos haya acompañado.
Cuando la maestra Mey Hofmann puso el sustantivo taberna ante su apellido hubiera podido escribir fonda porque el objetivo era el mismo: “Es comida que gusta a todos, un registro de cocina que se fue perdiendo”. Casera: no lo es del todo. La propuesta es que traslade los platos con los que engatusa a sus nietos cuando la visitan desde Milán. Habla ella de unas…

Guía, sé mi pastor

Imagen
Después de una conversación con unaristochef, no diré de qué país, chef de la división de honor, la frase que rompe la cabeza: «En la época en la que más se habla de las guías, en la que tanto se publica sobre Michelin y The World’s 50 Best Restaurants es cuando son menos influyentes».

Este hombre con audiencia planetaria llena su casa gracias al boca-oreja. Y está alerta a lo que publica TripAdvisor: «De los que cenaron anoche, solo una pareja vino por la estrella».

Las guías, como los diarios, formarían parte del viejo orden. Lo que fluye por Internet pudiera parecer moderno pero se nutre del mismo conocimiento jerárquico aunque con apariencia populista.

¿TripAdvisor es la democracia y las guías, la oligarquía? Supongo que la estrategia pasa por representar a la voz del pueblo, aunque el voto sea manipulable con facilidad. Hace un par de años, el restaurante número uno de Atenas era una yogurtería.

Tras la charla con elaristochef voy, por casualidad, al restaurante 50 de TripAdvisor en …

Mandarin Barcelona echa la red para pescar a Ángel León

Imagen
{Información publicada el viernes 9 de mayo en El Periódico}


Las aguas de la bahía de Cádiz llegarán a Barcelona si las negociaciones del chef gaditano Ángel León con el Hotel Mandarin arriban a buen puerto.
Se recurre al tópico marinero para hablar de un larga travesía: conversan desde hace un año. Los hoteleros se pusieron en contacto con el cocinero de El Puerto de Santa María en la primavera del 2013.
El acuerdo aún no está cerrado al 100%. En estos casos, el apretón de manos no vale. Si todo va como la seda o el sedal, León capitaneará dos espacios, huérfanos de potenciagastro desde la marcha de Jean Luc Figueras. Mandarin quiere completar la nómina de estrellas, en la que rutila Moments, con Carme Ruscalleda y Raül Balam.
León, conocido como el Chef del Mar, es un cocinero con calado, estudioso de las profundidades.
Ha dotado a su restaurante, Aponiente (una estrella), de características insólitas: solo sirven pescado pero en nada se parece a un restaurante marinero: chistorra de bo…

El restaurante: Nonono

Imagen
[Este restaurante ha cerrado] 




Nonono Ptge. Lluís Pellicer, 12. Barcelona. T: 93.444.99.01. Precio (sin vino): 25 €. Menús mediodía: de 13 a 18 €.


No digas no



Para discutir con Marcos Acosta hay que llevar más argumentos que a una tertulia radiofónica, esos desayunos de caníbales.
Nonono –se lee en la carta como una declaración de principios– vende “cocina de mercado radical”. Ecología, biodinámica, antroposofía: el pensamiento con raíz que cultivó Rudolf Steiner y en el que está entreverada la escuela Waldorf. Marcos estudió antropología, metamorfoseada en antroposofía, imparte clases de la materia, se nutre de un huerto de Canet de Mar, educa a su descendencia en Waldorf –la escuela, no el hotel– y da forma física a todo el ideario vital con Nonono.
Cuando pregunto si es sostenible usar servilletas de papel, sé la respuesta porque mi anfitrión jamás caería en un descuido de principiante. Habla de higiene y de menor consumo de agua. La verdad es que no sé cuantos litros y árboles se necesitan …