Restaurante La Calèche // Llívia



Mosca en la nariz al aparecer las patatas bravas, con premio en una feria. ¿Ahumadas? Efectivamente, las de Bohèmic. La cocinera, Olga Gimeno, es la hermana de Mandu, ahora en Sant Antoni Gloriós.

Llívia, metida en Francia, tiene casi tantos restaurantes como coches buenos.

Atiende Josep, pareja de Olga, en un espacio abarrotado: cierto 'horror vacui'. Comida interesante, servicio lento. Mezcolanza de ideas lejanas y productos locales, y también ajenos.

Lo peor: la ensalada de tomates y sandía con vinagre y espuma de maracuyá y la mini carta de vinos.

Lo tibio: el 'tartar' de salmón ahumado con mayonesa de 'yuzu'.

Lo mejor: los calamares con butifarra de Cal Rovira, los canelones de pintada con fuagrás (me sobra el 'toffee'), el codillo a baja temperatura con notas 'thai', las albóndigas de presa ibérica con ají (comí unas parecidas en Sant Antoni Gloriós) y el lomo de liebre con chimichurri (para saltos de alegría).


























Comentarios

Entradas populares de este blog

Restaurante Normal: lo nuevo de los Roca en Girona

Restaurante Nomad Road // Barcelona

Lo mejor del arroz