Restaurante D'Aprop // Barcelona


















[Este restaurante ha cerrado]




D'Aprop
Trafalgar, 26. Barcelona
T: 93.018.78.46
Menús: 17,90 (mediodía) y 35 € (degustación)
Precio medio (sin bebida): 30-35 €



¿Butifarra de lentejas? ¡Sí!


En el restaurante D’Aprop me he reencontré con Xavier Franco y con el taco de fricandó: los dos tenían buena cara. Conocí a ambos en el restaurante Saüc cuando Bruce Willis tenía pelo. Al lingote de carne, en el 2008; a Xavier, unos cuantos años antes. No es nostalgia, sino la reivindicación de un chef de primera situado en una buscada penumbra y de un plato que demuestra cómo puede evolucionar una alegoría de lo popular.

Saüc -en dos etapas y ubicaciones distintas y con una estrella- fue estratégico en el mejor momento (reciente) de la restauración barcelonesa, cuando a principios de siglo XXI unos animosos jóvenes decidieron que se podía fundar una cocina personal a precios razonables y sin someterse al totalitarismo de la croqueta. La salida de Saüc fue traumática, se instaló en el Montseny con sus hijos, defendió la estrella de Les Magnòlies en Arbúcies y después se esfumó de lo público.

Hace casi dos años regresó con prudencia y sigilo a la restauración barcelonesa con D’Aprop, establecimiento situado en el Hotel Yurbban Passage y del que es socio. Fui con la curiosidad de saber si seguía teniendo aquel toque para darle brillo a lo tradicional y oscuro y denso y salí más contento que Rafa Nadal después de haber mordido 12 veces la copa del Roland Garros y conservar los dientes.

Recibió Raquel Monesma, a la que reencontré después de la etapa en el restaurante Terra (que ya no asesora Paco Pérez). Enseguida, dos vinos para entonar: el chardonnay Ardèche de Louis Latour y Le Lion de La Fleur de Boüard, en buena forma después de la gimnasia de la decantación.

Establecimiento amplio y funcional.

En el fondo, un sofá corredero -ese capricho de decorador- poco cómodo: el mueble era demasiado mullido o las mesas demasiado altas.

Esta comida no merecía servilletas de papel.

Xavier y Josep Lloveras, jefe de cocina, sacaron platos persuasivos.

Entrada sobre seguro con la caballa escabechada (fuera brotes de cilantro).

Subieron en intención con el 'tartar' de sepia y la sopa de guisantes (fuera brotes de guisante).

Y se salieron de la tabla con los 'fesolets', papada y anguila, noqueador de remilgados. 


Pregunté por la inspiración y Xavier respondió: «Parte de unos 'fesols' con cebolla y anchoa». 

#Arrozparauno (¡reivindico!) de conejo y trompetas de la muerte.
De postre, 'mel' (espuma y helado) 'i mató'.

En el nombre del lugar está el contenido: «Sabores de aquí, 'd’aprop'. Queremos mostrar una experiencia local a la gente de fuera». Me encanta la pedagogía para guiris que, con urgencia, hay que extender a los aborígenes.

Los platos sobresalientes fueron el taco de fricandó ('llata' cocinada a 72º durante 16 horas) y patata de mortero (pero qué rebuena) y el bacalao a la llama de tomillo, butifarrón de lentejas y sopa de ajo. ¡Alto! Deshacen una butifarra negra y la mezclan con lentejas, cebolla, menta, ajo, anís y canela. Qué idea. Y qué bien sabe.

Por las cocinas de Xavier han pasado profesionales con incidencia en la restauración local: Ferran Maicas y Albert Ferrer (Bambarol), Jaime Tejedor (La Barra) o Ferran Soler (ex Bodega 1900).

El chef me enseñó un espacio llamado The Kitchen Lab, con barra, mesa comunal y fuegos. 
Es hora, Xavier, de dejar la sombra y mostrarse con rotundidad.
De volver al juego, de estar 'a prop'.


LO+

La capacidad para evolucionar -y mejorar- los platos tradicionales.

LO-

Algún brote distorsionador, el sofá hundidor de nalgas y la servilleta de papel.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Restaurante Normal: lo nuevo de los Roca en Girona

Restaurante Nomad Road // Barcelona

Lo mejor del arroz