Lo piloso está de regreso







NECROLÓGICA. La necrológica es una forma pasajera de resurrección.



CABELLO. La dictadura de Kim Jong-un sería risible si no estuviera construida sobre cimientos de sangre. Miles de muertos y millones de cautivos en un país-cárcel. Una de las últimas chaladuras es obligar, por ley, a que los coreanos imiten su cabello al tazón, con las sienes rasuradas. Puede que este hombre mofletudo posea las peluquerías de Pionyang al completo y que el rapado sea otra forma de exprimir, esquilmar y tomar el pelo a los pobres conciudadanos. Cuando les corta el cabello, está más cerca de sus yugulares. Pronto pondrá una barbería para degüellos finos.



CEPILLO. Cepillarse los dientes es sacar brillo a un objeto íntimo.



AXILA. Madonna emboza Instagram con una axila peluda. Si se mira con detenimiento el boscaje parece un injerto, el sobrante de un bigote hipster. Esta cincuentona siempre quiere estar a la última, lo que la obliga a usar el Loctite para fijar ideas o pelos. Se apunta la cantante a una vellosidad contraria al depilado Kim Jong-un, que arrasa con todo. Lo piloso está de regreso y no distingue de sexos. Comenzó, alto, barbicerrado y público y ha ido bajando hasta alcanzar las partes privadas. Esplendor en el bajovientre.



ESPARTO. La acción sobaquil de Madonna es antigua y redundante: lo hacía de joven para enseñar el mismo mostacho vertical, solo que entonces era negro carbón y, ahora, rubio mal teñido. Se pronostica un apagón en los láseres y un alza de los acondicionadores. Que sea abundante no significa que haya que herirse con el esparto.



COMPETENTE. La ministra Fátima Báñez y el ministro José María Soria, ese hombre de bigote indeciso, estilo velcro Aznar, se expresan como gobiernan: con recortes. Hablan de trabajo y de energía y el contenido de lo que dicen eriza la pelusa; y la manera como lo dicen, chamusca la lengua. Lu por luzdao por dado, electrocutadores de verbos y sustantivos. ¿Cómo quieren que los adolescentes hablen con propiedad si los adultos mutilan las palabras? Ni son competentes ni hablan con competencia.



PEINE. Es la antena de los cabellos.



MURALLA. Un conocido ha viajado a China. Una forma rápida de comunicarse es con un mensaje directo en Twitter. Es una persona considerada y acostumbra a responder rápido. Silencio tras la muralla. Al rato, contesta por WhatsApp: “En China no podemos utilizar Twitter. Veo pero no contesto”. Con un sistema alternativo, hemos abierto la cerradura. Solucionamos el problema con la otra entrada. Me quedo con eso, con la posibilidad de romper bloqueos con una tecnología de bolsillo.



PELO. Los que no tienen, lo quieren. Los que lo tienen, no lo quieren.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Restaurante Normal: lo nuevo de los Roca en Girona

Restaurante Nomad Road // Barcelona

Lo mejor del arroz