Guía, sé mi pastor







Después de una conversación con un aristochef, no diré de qué país, chef de la división de honor, la frase que rompe la cabeza: «En la época en la que más se habla de las guías, en la que tanto se publica sobre Michelin y The World’s 50 Best Restaurants es cuando son menos influyentes».

Este hombre con audiencia planetaria llena su casa gracias al boca-oreja. Y está alerta a lo que publica TripAdvisor: «De los que cenaron anoche, solo una pareja vino por la estrella».

Las guías, como los diarios, formarían parte del viejo orden. Lo que fluye por Internet pudiera parecer moderno pero se nutre del mismo conocimiento jerárquico aunque con apariencia populista.

¿TripAdvisor es la democracia y las guías, la oligarquía? Supongo que la estrategia pasa por representar a la voz del pueblo, aunque el voto sea manipulable con facilidad. Hace un par de años, el restaurante número uno de Atenas era una yogurtería.

Tras la charla con el aristochef voy, por casualidad, al restaurante 50 de TripAdvisor en Barcelona, que hace un tiempo estuvo entre los diez primeros.
Solo hay dos mesas ocupadas. No parece que los 520 «excelentes» sean atractivos para las masas.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Restaurante Normal: lo nuevo de los Roca en Girona

Restaurante Nomad Road // Barcelona

Lo mejor del arroz