Juzgar a los otros



Jordi Cruz, presidente del jurado. 
Uno de los platos ganadores: lletons con patatas y espinacas.
Y la receta:
https://www.youtube.com/watch?v=NOJcIsaJyNI





Si el trabajo de cronista gastro es comprometido, el de juez es más incómodo que montar a pelo. Volví a sentir la sensación trotona y vacilante el jueves, cuando fui miembro del jurado de Raimat para elegir a las jóvenes promesas de la restauración, alumnos de escuelas públicas de hostelería, cocineros y sumilleres de ambos sexos.

¿La sorpresa? Que en la mayoría de las parejas, el tenor o la soprano eran los que manejaban los vinos, probablemente porque están destinados al careo público. Buenas labias.

Escuchamos a los jóvenes, probamos 15 platos, atendimos tintos y blancos y cavas. Puntuamos, conversamos con ellos, les dimos opiniones sinceras, aunque dolorosas. Son estudiantes y merecen la franqueza.
Las sonrisas de sacarina ayudan poco.

En este oficio de contar, dedicamos tiempo a los aristochefs y descuidamos a los profesionales que trabajan en hospitales y escuelas y otros comedores multitudinarios, y en bares y restaurantes sencillos.

El propósito es que reciban la mejor de las formaciones porque serán los que nos alimentarán a diario. Porque serán los responsables de que nuestros mediodías sean felices o desgraciados.





Más información sobre el concurso:







Comentarios

Entradas populares de este blog

Restaurante Normal: lo nuevo de los Roca en Girona

Restaurante Nomad Road // Barcelona

Lo mejor del arroz