Cal Paradís, el coraje de los pequeños


Cuando era niño, el viaje de Vila-real a Morella, largo, tedioso, mareante, tenía como lugar de paso Vall d'Alba, población a las que en unos segundos decías "hola" y "adiós".

Hace unos meses, el destino final fue Vall d'Alba con el objetivo de conocer la cocina de Miguel Barrera en Cal Paradís, que la semana pasada recibió la señal de tráfico que más anhelan los restauradores alejados de las metrópolis: una estrella Michelin. Es en establecimientos como Cal Paradís donde el espíritu Michelin adquiere sentido, y sensibilidad, conectando con una función primigenia: la de orientar al automovilista. 

Como símbolo, la estrella es de la categoría del stop. Te coloca en el mapa. Te señala. Pero suele llegar tarde: el descubrimiento ya ha sucedido. Viajeros gastro, cronistas y diletantes fueron primero. Aunque jamás hay que descuidar el oficialismo de la guía, que siendo empresa privada parece tener la varita de lo consensuado. Cuando te toca, existes  

Miguel y Ángela Ribes son unos luchadores, y creyentes. Porque hay que tener fe para ser feligreses de la Iglesia de la Gastronomía en lugares en los que la clientela escasea más que los gambusinos. Herederos de un bar de carretera de nombre atrevido y celestial, invirtieron pasta amor y tiempo para dar por fin a Castelló un restaurante del que sentirse orgulloso y militante.

No existe aún una verdadera y profunda Nueva Cocina Castellonense con estilo propio, que reflexiones sobre el cítrico, la acidez, el escabeche, la salazón (¡pero sí en València, con Ricard Camarena!), esos cosquilleos que hacen que el producto se mueva, retuerza y ría. Está en manos de Miguel la construcción del imaginario. 

Escarbar en la memoria con nueva luz. Vi en Cal Paradís los cimientos de esa cocina. En la renovación con raíz son básicos agricultores como Hèctor Molina, y su empresa 3cents, que ha rescatado la mandarina fundacional, aquella que Polo de Bernabé cargó desde China hace 150 años.   

Perfectamente orientado bebo el vino La Perdición, de Segorbe, olvido las verduras con tempura y salsa agridulce de soja, un pegote en este menú de proximidad y me calzo las botas para caminar por el territorio, desde la costa a Penyagolosa con platos rústicos a los que se le ha dado el barniz de un adecuado refinamiento.

La sardina marinada con aire de mejillones. El tomate de colgar --del que me cuelgo-- relleno de sardina de bota, que ha viajado desde el pasado familiar de los Barrera para rodar en rojo hasta el presente. Los tirabeques de la Ribera de Cabanes con brotes de mostaza y butifarra. La caballa escabechada con cítricos (¡orgasmo!). Las setas con verduras silvestres, jamón y trufa. Sepionetes con guisantes y butifarra. El bacalao con piel crujiente y tripa mórbida. El cordero con crema de coliflor. Y ese pastel de calabaza que, sin remedio, clava al comensal en La Plana Alta.

Liderar un territorio, cambiar el paso.
Los arduos trabajos de Miquel Barrera.  


















Comentarios

  1. Bon dia Pau,

    Segueixo el teu blog i avui m'ha agradat el com lligues el comentari amb l'història personal.

    Aquests dies preparo carn seca (filets de porc assecats a l'estil de Molina de Aragón- i pensava en si jo sobrevaloro el resultat del meu producte per ús particular...surt molt bó, però em dono compte que el sentiment posa molt en valor el que faig -que té els defectes de un producte fet per un no professional-

    Gràcies per la teva feina

    ResponderEliminar
  2. Moltes gràcies. Que no siguis professional no vol dir que la preparació no surti de primera! El sentiment és un plus per què significa deteniment, atenció.

    ResponderEliminar
  3. Hola Pau:

    Sóc de Benlloch població al costat de Vall d'Alba. El meu home sempre segueix el programa Bons Vivnats (Podcast) quan el feien i gràcies a tu ials seus contertulians hem descobert molts llocs màgics. Ens agradaria molt coneixer-te algun dia ja que et de vilareal. Per aci la cosa està xungueta de restaurants com deu mana aicxi que si descobreixes alguna cosa...
    una abraçada i a seguir tan bo com ara!

    ResponderEliminar
  4. Fantàstic poder ser útil. Els Bon Vivants van passar a millor vida (en un sentit figurat). Si hi ha descobriment seràs informada! Gràcies

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Restaurante Normal: lo nuevo de los Roca en Girona

Restaurante Nomad Road // Barcelona

Lo mejor del arroz