Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2022

Restaurante La Morera // Mataró

Imagen
La Morera Avd del Maresme, 507. Mataró Tf: 93.796.07.54 Menú de mediodía: 10 € Precio medio (sin vino): 25-30 € Menú de mediodía y también bogavante La Morera está en el número 507 de la avenida del Maresme de Mataró: forma parte del último bloque de viviendas, con la riera de Sant Simó como frontera. Quien fisgue desde Google Maps verá árboles y los tendales de una gigantesca terraza. Bajo los verdes y los blancos, el reino de los Quintana Roldán, de los hermanos Juan y Sergio, Quintana’s, según se lee en la etiqueta de cava que Rimarts embotella para ellos. Esos árboles frondosos que en verano hojean con la brisa marina y dan sombra a 130 personas por servicio son, claro, moreras. «Cuando se muere alguna, plantamos otra. Ya lo habremos hecho con unas ocho», explica Juan, de 45 años, el mayor de los Quintana’s. Además de restauradores, repobladores, porque sus raíces son, de alguna manera, las de esas moreras. En 1989, los padres, Juan Antonio, que había trabajado en un frankfurt, y M

Restaurante Can Jubany // Calldetenes

Imagen
Can Jubany Carretera de Sant Hilari, s/n. Calldetenes Tf: 93.889.10.23 Menús: 98 y 145 € El millón y medio de canelones de Nandu Jubany El 2 de noviembre, Can Jubany festejará un aniversario con saliente: 25+1. Fue en 1995 cuando Nandu Jubany y Anna Orte se instalaron en una masía de Osona para una agitación silenciosa: en el 2020 la efeméride fue conmemorada de un modo virtual con la elaboración de una paella a muchas manos gracias a las redes sociales y esta vez lo será con la publicación del libro 'Receptes per compartir en família', recetario del confinamiento con ilustraciones del hijo mayor de la pareja, Eudald. Nandu era ya una estrella, con estela de polvorilla, antes del encierro del 2020 pero su innata capacidad de comunicación, la sonrisa socarrona y una energía de alto voltaje hizo que miles de personas estuvieran pendientes de los directos, vídeos a los que se accederá con un QR desde las páginas impresas. «Hemos vuelto a hacer todas las recetas, que son 80, para

Restaurante Almarge // Badalona

Imagen
Almarge Lleó, 79. Badalona Tf: 93.707.46.88 Precio medio (sin vino): 35 € El 'tornemi' de Badalona, el 'micaco' y el hojaldre de tomate En Badalona, al 'xuixo' lo llaman 'tornemi', y al níspero, 'micaco'. En Almarge, Germán Franco tiene una versión del dulce, un cruasán de Triticum relleno de mascarpone casero y frito, postre demoledor de voluntades y abstenciones. Marta Rombouts ha insistido, lo he comido y he salido más contento, redondo y danzarín que una peonza. ¿Y qué pasa con el 'micaco'? Germán, cocinero, y Marta, sumiller, se conocieron en el Alkimia de la calle de Indústria, donde hoy se encuentra la taberna Oníric de Miquel Centelles, que también estuvo a las órdenes de Jordi Vilà. Vilà, Rafa Peña ( Gresca/Gresca Bar , Bar Torpedo ) y Albert Ventura ( Coure , Bar Thonet ) son cocineros con huella o carril, con extrabajadores que dirigen restaurantes apetecibles: Nairod , Capet , L’Artesana , Palo Verde y los citados Oníric y

Restaurante Vinòmic // La Garriga

Imagen
Vinòmic Banys, 60. La Garriga Tf: 931.29.82.70 Menús: 35 y 50 € Precio carta (mediodía): 20-25 € Sí a la coca, sí a la tarta de cebolla, sí a la tarrina de cordero La comida en Vinòmic, el restaurante de Pau Gener y Aleix Garcia en La Garriga, había avanzado de un modo sostenido, con un repertorio que merecía un doble subrayado en las notas, pero fue el cordero el que se llevó la chapa dorada. ¿Por qué? Porque cada uno de los integrantes funcionaba de forma individual y en el conjunto. Vamos sobrados de tenores y faltos de coro, y me refiero tanto a los ingredientes como a las personas. Tarrina de cuello de cordero a baja temperatura, pera blanquilla al horno; debajo, una gallega salada y rota y, con la discreción de quien no debe dejarse notar, el regaliz. Cuando leí «regaliz» en el epígrafe, sudé como si tuviera un pimiento Trinidad Moruga Scorpion en la boca. El regaliz es como una trilladora en un jardín: arrasa con todo. Sin embargo, Pau, el cocinero, lo manejó con el cuidado que