Pastrami y gasolina









A finales de diciembre fuimos a El Velódromo tras un concierto.

Era medianoche y estaba lleno de comensales en el trance de acabar. Nadie esperaba para ser atendido.
Preguntamos al jefe de la sala y nos dijo que tendríamos que aguardar 20 minutos. Parecía más despistado que un oso polar en el Sahara porque ante nosotros había una mesa libre. Lo señalamos y nos acomodó sin explicaciones.

La perdiz en escabeche estaba rica (mucho aceite y poca chicha). Las bravas eran de una rutinaria corrección. Excelentes y abundantes los bocadillos: el de presa ibérica con queso comté y, sobre todo, el de pastrami. Cuidado con la ternera ahumada, que pide paso.

En el Born acaba de abrir un local matrioska: el Pastrami Bar, que aloja una coctelería. Regresa la tontería del clandestino.

Tuvimos suerte en El Velódromo porque, pese a la hora, empezaron a acumularse hambrientos.
Me alegré del trajín y de que el negocio estuviera vivo.
Una pena el chasco en la recepción y que el servicio flojeara.


Nos sirvieron como quien llena el depósito de gasolina. Ser camarero tiene más que ver con el calor que con el combustible.




    

Comentarios

Entradas populares de este blog

Restaurante Normal: lo nuevo de los Roca en Girona

Restaurante Nomad Road // Barcelona

Lo mejor del arroz