El porrón // Gurmetizados








Durante décadas, el porrón ha sido un ornamento de cristal que embalsaba un polvo de alta graduación.


Relegado a algunas caricaturescas masías especializadas en 'alliolis' perforadores de tráqueas, sus compañeros eran el botijo, la azada, el azulejo decorado y el plato conmemorativo.

Regresa el bicorne con empuje, reivindicado por Can Boneta, Dos Pebrots o el Porrón Molón.

Como inesperado uso, el de decantador agropecuario. Dentro de poco veremos a los sumilleres escanciar un vino de 200 euros en un porrón y, extasiados, lo alzaremos para deleitarnos con el chorrito.






Comentarios

Entradas populares de este blog

14 'tartars' de carn (i 2 de tomàquet)

Meterse un pájaro en la boca (1)