Restaurante Casa Mari y Rufo // Barcelona












No es nuevo, no es bonito, no es cómodo, y hay colas




Casa Mari y Rufo (Freixures, 11): no es nuevo, no es bonito, no es relajante, y algunos platos tienen menos sentido que el programa de tele de Carlos Herrera. Y, sin embargo, los mediodías hay colas, puede que por el precio del menú (12 €), porque el contiguo mercado de Santa Caterina les sirve producto óptimo o porque existe en torno a lo destartalado y caótico una mística que no comparto.

Situación 1: la reserva es para las 14.15. Pues no. Se chillan los unos a los otros para saber quién demonios ha apuntado una reserva a una hora en la que no dan reservas (y nosotros, desconcertados; y expulsados a la calle).

Situación 2: en la mesita alta de la entrada, una pareja pide cava. Los clientes solo quieren un par de copas y la camarera, con pulmón de aprendiz de soprano, grita eso mismo. Aparece otra camarera: “¡¡¡¡Pues sirve dos copas!!!!”.

Cuando finalmente conseguimos entrar (con retraso, claro), el comedor es micro y ensordecedor a lo ‘mascletà’. La camarera tira los platos vacíos en la mesa sin cuidado ni interés, como si repartiera cartas de póker. Se puede comer por 100 euros o por 25, según se elija ‘wagyu’ o sepia a la plancha.

El pulpo es un error: duro, dulce (¿miel?), cubierto con germinados violetas y servido sobre un plato de pizarra. Choca la presentación de ¿autor? con el ambiente bullanguero.

Las vieiras con patata y jamón reafirman el error de seguir por la picajosa senda de lo moderno.

La fritura es otra cosa: pescado blanco, pescado azul, gambitas rojas. Crujientes para comer con los dedos, masticar cabezas y cáscaras.

El bacalao es bueno, a reventar de colágeno: engancha más que una 'tieta' plasta. A la 'llauna', va cargadito de picante.

El error de los dos primeros servicios y la satisfacción de los siguientes. El café, quemado: una plaga en Barcelona.

La mayoría de los comentarios sobre este establecimiento son elogiosos, ditirámbicos, ¡hiperbólicos! Esa misma noche, un grupo de amigos ocupó una mesa y la vivencia, con el comedor semivacío, fue placentera.

El estrépito y los bramidos son los ingredientes a apartar.






Comentarios

  1. y con todo lo rocanbolesco, esta en una calle visceral, escencial...para tener un restaurante que respira...

    ResponderEliminar
  2. Jo no el recomanaria... No m'agrada el masoquisme gastro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Restaurante Normal: lo nuevo de los Roca en Girona

Restaurante Nomad Road // Barcelona

Lo mejor del arroz