Paleoeconomía








CAPULLO. ¿Brotes verdes? Brotes bordes.


TREN. Choque de trenes: otro de esos giros oportunistas que contagian y pican como piojos las cabezas de los periodistas. Hay alternativas: choque de carneros, colisión de luchadores de sumo, combate de ciervos (ojo con las cornamentas).


PROCESO. A diario, mientras se enkafkiana El Proceso (eufemismo de independencia), muchos escriben sobre el descarrilamiento ferroviario, añorando la infancia y el Ibertren perdido.


PALEOECONOMÍA. Existe la paleodieta, que defiende el abandono de cereales y lácteos para emular a los primitivos. Los promotores prometen salud, aunque nuestros antepasados eran de biografía corta, segada por la enfermedad. Así como la paleodieta es capricho de pudientes, la paleoeconomía es un régimen general. Esta lustrosa pobreza nos lleva a los trueques, vales y cupones. Trabajar por dinero y recibir el pago en especies. Qué gran negocio.


CUPÓN. Lección 1 de paleoeconomía: nos gustan los cupones, nos excitan los cupones, somos unos viciosos de los cupones. Compro si hay rebaja. El saldo nos pone. El vendedor lo sabe y planea el ardid, el embrollo, el trile: marca el precio que le da la gana, alto, por supuesto, e inventa un cupón con un descuento. El cliente queda satisfecho porque piensa que ha adquirido con ventaja. El vendedor, feliz por el ingreso completo.


VALE. Lección 2 de paleoeconomía. Te pago parte del sueldo con vales: de comida, de guardería, de transporte, de dentista. Estas son las condiciones: esfuerzo por papelitos. No solo pierdes dinero, sino capacidad de elección. Porque no vas donde tú quieres, sino donde yo te digo.


TRUEQUE. Lección 3 de paleoeconomía. Ocurre entre vecinos y amigos, relaciones de confianza: el trueque, el intercambio. Servicios por servicios, objetos por objetos, servicios por objetos. Regresamos a la tribu, al tiempo sin moneda, al tiempo del miedo y la caverna. A la glaciación de ingresos.


PADRE. A la espera de que el padre de Neymar debute en el Barça. ¿En qué posición jugará ese hombre que ha cobrado 8,5 millones?


SMS. La publicista Xisela López ha publicado una novela con SMS, el viejo sistema de mensajería. Nostálgica con prisas, declara a un diario: “El WhatsApp ha matado el romanticismo”. Me estoy mareando en esta noria.


PALABRA. El hombre que amaba las palabras hablaba poco.


SAL. En el sistema paleoeconómico, todo son dilaciones o argucias para ahorrar o esquilmar salarios. Salario viene de la palabra sal. Los romanos pagaban a los soldados con saquitos de cloruro sódico. El salario vuelve a ser de sal. Yermo, estéril, donde se arroja sal no crece nada. Sal para restregar por ojos y lenguas.





Comentarios

  1. "Unos" producen cortes de luz, "otros" cortes de mangas, no, si al final habrá que ir a la fuente a buscar el agua(quien la tenga).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

14 'tartars' de carn (i 2 de tomàquet)

Meterse un pájaro en la boca (1)