Restaurante Can Ferran (I y II) // Rubí








I


Decepción en Can Ferran, en Rubí: fenómeno sociológico (jugadores del Barça, cientos de clientes, colas, coches de gran cilindrada) y cocina discutible.

Calamares a la andaluza con unos puntos de mayonesa de... ¡kimchi!
Las célebres 'mongetes' (bien, mantecosas, jugo con sabor a tocino) con una 'cansalada' gomosa.
Canelones del montón.
Mollejas excelentes con patatas fritas mediocres y el chimichurri en un recipiente en el mismo plato.
Pimientos de Padrón (¿?) repetido en dos guarniciones.

Pésima sonoridad.
Servicio rápido.
No se puede reservar.
Abochorna que solo admitan pago en metálico.




II


De nuevo, como en visita anterior, unas mollejas de rechupete. Muy bien las 'mongetes'.
Y un marcianísimo 'nigiri', con el arroz apelotonado.

Servicio distraído: pedimos una ración de coca con tomate, no la traen, la volvemos a solicitar, preguntan si son dos, decimos que una y aparecen dos (que cobran, claro).

















Comentarios

  1. Has dado en el clavo y has dicho lo que pocos se atreven a decir.
    Aquí en Rubí hay pocos restaurantes buenos con calidad.
    Los rubinenses estamos abocados a repetir en los mismos sitios por falta de competencia, de lo cual se aprovechan los pocos que tenían buena fama, pero la realidad es otra, los platos son super sencillos y sin chiste alguno en relación calidad/precio. Supongo que será por "la catalanidad del lugar" que lo han hecho un santuario, pero esto es otro cantar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Restaurante Normal: lo nuevo de los Roca en Girona

Restaurante Nomad Road // Barcelona

Lo mejor del arroz