Pedro Subijana, el extraterrestre vasco






Observar las fotos de Juantxo Egaña y José Luis Galiana es adentrarse en lo desconocido.

Una ilusión óptica que es una ilusión del paladar. Sabemos –o no– que son platos pero las imágenes podrían estar incluidas en un tocho de arquitectura enloquecida o de paisajes extraterrestres.

¿És un chipirón zebra o un edificio de Zara Hadid?

Pedro Subijana, el chef de Akelare, ha vivido varias vidas como cocinero, reencarnado en la última como vanguardista sublime.

La anterior frase es falsa: no es Pedro un vanguardista-oportunista, sino un creyente en la creatividad, cofundador de aquel primer ejercicio progresista que fue la nueva cocina vasca, miembro destacado de la orla tecnoemocional.

En el libro Akelare (editorial Everest), el gurú del monte Igueldo, en San Sebastián, convoca su arte, y el de un equipo sobresaliente, con Félix Echabe a la cabeza: las ostras que se comen con cáscara, el cóctelcolutorio, las arenas de colores, la flor de melocotón.

Sí, es cocina. Y de la buena. No: de la superior.




PP (Post post): los chefs son ingeniosos y entre los artefactos de alta tecnología para la cocina imposible hay lugar para un secador de pelo.



Comentarios

Entradas populares de este blog

14 'tartars' de carn (i 2 de tomàquet)

Meterse un pájaro en la boca (1)