Restaurante Bellavista // Barcelona






[Este restaurante ha cerrado]


Bellavista del Jardín del Norte
Enric Granados, 86. Barcelona.
T: 93.856.29.49.
Precio medio (sin vino): 30 €








Messi juega en FC Bellavista








En un soplo, Barcelona ha pasado del micro restaurante, ese tubo tan común en el Eixample, al macro espacio. La elefantiasis se contagia. Bellavista del Jardín del Norte participa del gigantismo: mil metros cuadrados en dos plantas más otros mil ajardinados, con césped y árboles que han visto la transmutación de este interior de manzana, y sus intimidades. Abre la boca el visitante al encontrar este pulmón –pulmonazo–.


¿Quién está detrás del multiespacio? Un equipo en el que juegan hermanos: los Iglesias (Juan Carlos, Borja y Pedro) y los Messi (Rodrigo, Matías y Leo). Los Iglesias tienen experiencia fraterna con otros cracks, los Adrià. Pronto podrán formar el FC Belllavista.


Borja, que hace de cicerone, se ha lesionado un brazo jugando a fútbol: que nadie se lo cuente a Leo. El anterior inquilino fue una agencia de publicidad, así que el márketing impregna estas paredes:no es un restaurante más, sino que representa un pueblo, aunque sin el síndrome Poble Espanyol.


Ha sido diseñado por El Equipo Creativo con aportaciones de El Taller de Piñero, forjadores de la campana de la iglesia y la fuente de Rosario, en homenaje a la población natal de los Messi, de donde mana el agua que sirven.


Maquinas de marcianitos, botijos, salones para presentaciones (que acogerán el futuro Bellavista Club Social) y váteres en los que Chiquito de la Calzada cuenta chistes: al parecer es tendencia urológica.


Los distintos espacios son lugares para comer, como cuenta Borja: “Primero, la floristería; después, el colmado, donde desayunar, vermutear y merendar. El quiosco, la barbería, la iglesia, el bar y la plaza del pueblo. Queremos representar ese espíritu relajado.Arriba, los reservados, a los que se puede acceder directamente desde el párking”. Cada uno con su tele y su Play: un ecosistema ideal para el futbolista, al que han pedido una camiseta y un balón de oro para exponer.


Cocina abierta en la que manda Mónica Morales, reforzada al comienzo con los chefs ejecutivos Rafa Morales (otro parentesco) y Ever Cubilla. ¿Qué se come? Habla Juan Carlos Iglesias: “En el grupo tenemos marisquerías, restaurantes de tapas populares y de tapas creativas, mexicanos, peruanos… Esto es una mezcla de mis restaurantes favorito”.


Nada de banquillo: que salgan los delanteros. La ostra con cereza es brutal, la navaja en cebiche está subida de ácido y la súper Gilda ha sido gelatinizada. Merecedora el balón de oro, la tartaleta de aguacate y buey de mar.



Para hacer la ola, el tiradito de besugo, servido con la cabeza y la espina del pescado. El áspic Bellavista es el agradable reencuentro con una modalidad gastro de los años 80 prácticamente extinguida: este es de carrillera y verduras, que habría que realzar con algún punto de sabor.


Paellita de arroz del senyoret, versión marisquera y con el grano en su punto. Para terminar, fresas con su jugo.


Por si la estrella del Barça se acerca, hay una milanesa napolitana a caballo. Y un césped por el que correr, o en el que tumbarse para hacer la digestión.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Restaurante Normal: lo nuevo de los Roca en Girona

Restaurante Nomad Road // Barcelona

Lo mejor del arroz