'Macaron' a la catalana








Foto: Laurent Fau



Hace más de una década, cuando el macaron era un producto (casi) exclusivamente francés, las colas ante la pastelería de la calle Bonaparte eran inauditas.

¿Quién estaba dispuesto a pasar más de media hora a la intemperie, bendecido por la lluvia de París o apedreado por la climatología adversa?
Mucha gente adicta a la belleza, y al azúcar.

Cuando entrabas en Chez Hermé, el éxtasis, y la intimidación. Los clientes no remoloneaban, sino que pedían con firmeza.
Eso hacían los clientes habituales, aunque el placer del extraño era observar vitrinas y curiosear estantes. Puede que la pastelería enjoyada naciera allí.

Pastelitos expuestos como alhajas. Los macarons replicaban los colores de las esmeraldas o de los rubís.

Otra de las cosas que llamaba la atención eran los carteles que invitaban a degustar un dulce con nombre de las mil y una noches: Ispahan (la tercera ciudad más grande de Irán). 

Rosa, frambuesa, lichi. Después todo ha ido a peor: fabrican macarons hasta en el taller de coches de la esquina.
Con esta delicadeza se atreve cualquiera, aunque lo que despachan se aproxima a la espuma de poliuretano.

Para fijar su gloria, Pierre Hermé, con apellido que bordea la alta costura, publica Macaron*** (en el 2008 sacó un libro con el mismo título), donde recoge los primigenios que aprendió con Gaston Lenôtre hasta los radicales con espárragos o guisantes.

Dedica cuatro páginas a explicar La verdadera historia del macaron: del suyo, por supuesto, aunque el dulce tenga una vida de siglos y distintas mutaciones.

Una de las piezas es de crema catalana: bien por el guiño para endulzar el procés, aunque sus vecinos lo meterán entre galletitas por preferirla a la crème brûlée.

La más sorprendente es la de carajillo, que alegra con anís o Ricard. “Cuando voy a Catalunya, disfruto mucho con los carajillos, esos cafés perfumados con licor de anís”. 

Discutamos si es mejor brandy, ron o Anís del Mono. Pero jamás la herejía del Ricard.



***La editorial Librooks (que tiene en el catálogo un libro imprescindible sobre El Celler de Can Roca) es responsable del hermoso volumen. Los macarons saltan de las páginas. 





Comentarios

Entradas populares de este blog

Restaurante Normal: lo nuevo de los Roca en Girona

Restaurante Nomad Road // Barcelona

Lo mejor del arroz