Morro con las reservas






Dos establecimientos recién abiertos (Tapeo Bar, de Dani Rueda, y Kak Koy, la brasa japonesa de Hideki Matsuhisa, capo del Koy Shunka, que pronto serán croniqueados), la misma inquietud: ¿cómo administrar las reservas?
     
La intención inicial de ambos es que come y bebe el primero que entra: quieren preservar el espíritu del bar, de un lugar sin protocolo, así que (de momento) no tendrán teléfono.

Cerrar acuerdos con los clientes (eso es una reserva) se les atraganta a los restauradores como una aleta de tiburón cruda. Mucho desaprensivo con teléfono, gente que se compromete y que no acude, dejando comedores con los manteles al aire.
     
La solución enfada: cobrar un porcentaje por adelantado (de la misma manera que si compras una entrada de teatro y no vas, no reclamas la devolución).

Eso se lo pueden permitir restaurantes excepcionales con cuentas abultadas, pero ¿y los que  se frecuentan a menudo y se mueven en torno a los 20 euros?

Siempre que como o ceno reservo y asumo que, en el futuro, habrá que pagar un peaje por culpa de los irresponsables que no cumplen.

Amigo cliente: deja el morro y preséntate en el lugar y a hora.







Comentarios

  1. Full excel amb nom i telèfon de clients irresponsables. Filtratge abans de donar taula. Negació en cas d'estar a la llista.

    ResponderEliminar
  2. I compartit amb tots els restaurants

    ResponderEliminar
  3. jo tinc una perruqueria masculina i es comú en el meu cas també.. estovalles buides, cadires sense pèl....i quasi sempre els mateixos....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Restaurante Normal: lo nuevo de los Roca en Girona

Restaurante Nomad Road // Barcelona

Lo mejor del arroz